Saltar al contenido

La Historia de la Virgen de la Medalla Milagrosa

Descubra los aspectos más importantes de la historia de la Virgen de la Medalla Milagrosa, también conocida como la historia de la Medalla Milagrosa.

Esta increíble historia de la Virgen Milagrosa comienza con las apariciones de la Virgen a la vidente Catalina Laboure, que tuvieron lugar en París en 1830, en una época de gran crisis, no sólo económica, sino también espiritual.

Las apariciones de la Virgen de la Medalla Milagrosa

Fueron tres las apariciones de la Virgen a Catalina Laboure, en distintas fechas pero todas ellas en el mismo lugar: la capilla de la calle del Bac de París.

La primera aparición de la Virgen Milagrosa

La primera aparición de la historia de la Virgen de la Medalla Milagrosa tuvo lugar casi a media noche del 18 de Julio de 1830.

Catalina, que se encontraba acostada, se levantó, siguiendo las indicaciones de la voz de un niño, para ir a la capilla donde la estaba esperando la Virgen.

La vidente al ver a la Virgen, se colocó a su lado con alegría y entusiasmo, y allí permaneció durante dos horas y media mientras la Virgen le indicaba la misión que Dios le quería confiar, advirtiéndole además de las adversidades y a su vez, consolándola porque no estaría sola.

medalla milagrosa historia

Por último, la Virgen le dijo a Catalina Laboure que debía trasladar el mensaje a su confesor el padre Aladel.

La segunda aparición: el origen de la historia de la Medalla Milagrosa

En la segunda aparición de la Virgen a Santa Catalina Laboure es cuando la Virgen revela su prodigioso memorial: la Medalla Milagrosa, y le encarga la misión de acuñarla y propagarla.

La segunda aparición ocurrió el 27 de noviembre de 1830 (día de la Virgen Milagrosa actualmente).

Catalina, mientras oraba, presenció a la Santísima Virgen sobre una esfera, sosteniendo un globo dorado y coronado por una cruz.

virgen de la milagrosa historia

La Virgen, que llevaba varios anillos de los que salían rayos de luz, unos más intensos que otros, le explicó a la vidente que la esfera simbolizaba el mundo y los rayos de luz eran las gracias que otorgaba a quienes se lo pedían.

Surgió un óvalo alrededor de la Virgen con letras de oro con la jaculatoria: “Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti”.

segunda aparicion de la medalla milagrosa

Y en aquel momento de esplendor, la Virgen Milagrosa indicó a Catalina su misión: acuñar una medalla según aquella aparición para que las personas que la lleven reciban grandes gracias, las cuales serían abundantes para los que las pidan en confianza.

Seguidamente Catalina vió los símbolos del reverso de la medalla: la M, la Cruz, los dos corazones, uno coronado de espinas y el otro traspasado por la espada y la corona de las doce estrellas.

La tercera aparición de la Virgen a Catalina

La tercera y última aparición de la Virgen Milagrosa a Catalina sucedió en la misma capilla mientras Catalina rezaba por la tarde. En aquella ocasión la Virgen le dijo a su vidente que a partir de aquel momento ya no la vería más, pero que la encontraría con la oración.

¿Qué ocurrió después de las apariciones?

Catalina solo encontró rechazo al trasmitir el mensaje de la Virgen a su confesor. Ella sin embargo no desistió, hasta que logró que el padre Aladel reaccionase y procediese a encargar la acuñación de la medalla, ¿sería este otro milagro de la Virgen?.

La acuñación de la Medalla y su asombrosa propagación

A mediados de 1832 un orfebre de París entregó las primeras 1500 unidades de la que se conocería en primera instancia como la medalla de la Virgen María de la Inmaculada Concepción. Una medalla en cuyo anverso aparecería en relieve la Virgen Milagrosa, tal cual la describió Catalina junto con la jaculatoria y en el reverso los símbolos que Catalina presenció en la segunda aparición de la Virgen.

A partir de entonces, la medalla comenzó a extenderse rápidamente y debido a los milagros, el pueblo comenzó a llamarla como La Milagrosa. A finales del siglo XIX se habían acuñado más de mil millones de medallas.

De entre todos los milagros de la Virgen Milagrosa a través de la medalla, la conversión más increíble fue la de Alfonso Ratisbona, que tras aceptar la Medalla Milagrosa como obsequio y orar sin motivación y sin confianza, se le apareció la Virgen.

Descubra más sobre la Historia de la Medalla Milagrosa